Ley concursal

 Ley concursal actualizada 2018

La reforma de la legislación concursal supuso una profunda modificación del derecho vigente. El resultado de dicha reforma es la Ley Concursal, esta se propone corregir las deficiencias del anterior derecho. Se encuentra recogida en la Ley 22/2003, de 9 de julio Concursal que se encuentra vigente a día de hoy. 




¿Qué es la Ley concursal?

La ley concursal es un conjunto de normas sustantivas y procesales que regulan el procedimiento concursal de toda clase de deudores, ya sean estos personas físicas o jurídicas.

Esta norma está prevista para aquellas personas, que se encuentran en una situación patrimonial muy comprometida y que no pueden atender de manera ordinaria a sus pagos. La ley concursal establece una serie de medidas para llegar a un acuerdo con los acreedores para disminuir una parte de la deuda y aplazarla. Teniendo la posibilidad de cancelar embargos, paralizar ejecuciones hipotecarias y una serie de remedios para que una persona sin viabilidad pueda tener tiempo suficiente para negociar con los acreedores la forma de pagar esa deuda.

Esta norma trata de reflotar aquellas sociedades que se encuentran en crisis, a través del conocido como concurso de acreedores.

El concurso de acreedores es el procedimiento judicial que declara, tutela y solventa las crisis financieras de las personas naturales y jurídicas con actividad económica o sin ella.

En esencia, la ley concursal pretende ser una ley de amparo o protección para el deudor insolvente en la doble vertiente de derecho-deber, siendo insolvente todo aquel que no puede, o no va a poder, atender las deudas que le resultan exigibles; estableciendo unos mecanismos que permiten convenir o, en su defecto, liquidar ordenadamente el patrimonio del concursado para dar satisfacción a sus acreedores.

¿Qué supone acogerse a esta ley?

Lo fundamental es que cuando una sociedad solicita el concurso de acreedores y es admitido por el juzgado de lo mercantil ya no se puede llevar a cabo ningún pago de las deudas anteriores hasta que se apruebe el convenio de acreedores.

¿Quién se puede acoger al concurso de acreedores?

Se puede acoger a esta ley cualquier acreedor e incluso el propio deudor, siempre que demuestre el sobreseimiento general en el pago corriente de las obligaciones del deudor, las existencias de embargos por ejecuciones pendientes que afecten de un manera general al patrimonio del deudor y el cumplimiento generalizado de obligaciones de pago tributarias exigibles anteriores a la solicitud, el impago de las cuotas de la Seguridad Social, el pago de salarios, indemnizaciones y demás retribuciones derivadas de las relaciones de trabajo. Todos estos apartados de los últimos tres meses.

¿Qué se debe presentar para solicitar el concurso de acreedores?

Como deudor los requisitos y formas para presentar una solicitud de concurso son:

Requisitos y forma para solicitar el concurso de acreedores

  • La solicitud se tiene que presentar dentro de los dos meses siguientes a la fecha en que se ha reconocido o debido reconocer el estado de insolvencia.
  • Se solicitará por escrito expresando si la insolvencia es actual o inminente.

Documentación que aportar para el concurso de acreedores

  • Poder especial para solicitar el concurso.
  • Memoria expresiva de la historia económica y jurídica del deudor
  • Un inventario de bienes y derechos
  • Relación de acreedores, por orden alfabético

Si el deudor está legalmente obligado a llevar contabilidad debe presentar además de lo mencionado anteriormente:

  • Cuentas anuales
  • Memoria de los cambios significativos operados en el patrimonio con posterioridad a las últimas cuentas anuales
  • Estados financieros intermedios elaborados con posterioridad a las últimas cuentas anuales presentadas.

Como acreedor, debe haberse despachado ejecución o apremio y que en su cobro se haya detectado la existencia de alguno de los siguientes supuestos:




  • El sobreseimiento general en el pago corriente de las obligaciones del deudor
  • La existencia de embargos por ejecuciones pendientes que afecten de una manera general al patrimonio del deudor.
  • El alzamiento o la liquidación apresurada o ruinosa de sus bienes por el deudor.
  • El incumplimiento generalizado de obligaciones de algunas de las clases siguientes:
    • Pago de obligaciones tributarias exigibles durante los tres meses anteriores a la solicitud de concurso.
    • Pago de cuotas de la Seguridad Social, y demás conceptos de recaudación conjunta durante el mismo período de tres meses.
    • Pago de salarios e indemnizaciones y demás retribuciones derivadas de las relaciones de trabajo correspondientes a las tres últimas mensualidades.

¿Qué funciones desempeñan los administradores concursales?

El administrador concursal autoriza todo aquello que se considere extraordinario. Lo que se supone que se hará de una forma correcta y ordinario no lo controlan.

¿Cómo funciona el proceso concursal?

Una vez que se ha solicitado al juez de lo mercantil que lleve el caso tiene 15 días para admitirlo a trámite mediante una resolución. Llegado ese momento se procederá al nombramiento de tres administradores concursales cuya misión es fiscalizar las operaciones de la sociedad que se somete al concurso.

Estructura del proceso concursal

El artículo 183 de la Ley Concursal contempla la estructura del concurso de acreedores en una serie de secciones. Para facilitar su comprensión aquí tienes un cuadro resumen de las secciones que tiene el concurso.

Ley concursal




Ley Concursal

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

¿Qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.